¿El último día de la España democrática?

Artículo de Francisco Rubiales 

Hoy es el último día de la España que conocemos y puede ser también el último de la democracia vigente. Aprovechémos de la libertad porque hoy podría morir.

La nuestra es una democracia imperfecta, llena de carencias y grietas, dominada en exclusiva por los partidos y adicta a la corrupción, pero democracia al fin y al cabo, un sistema regido por una Constitución más o menos respetada, por el consenso y la convivencia pacífica entre partidos, instituciones y ciudadanos. Todo eso puede morir hoy, victima de un indeseable lleno de ambición y dispuesto a todo, de unas instituciones defensivas que no han funcionado y del fracaso más completo de los ciudadanos demócratas, que se han dejado arrebatar el bien precioso de la libertad por una pandilla de insurrectos sin altura humana.

Cuando Pedro Sánchez haya sido hoy investido presidente del gobierno de España, no habremos asistido a un cambio de gobierno sino a un cambio de régimen, al probable fin de las libertades y derechos que quedaron consagrados con la Constitución de 1978, al ocaso de un régimen débil que tal vez sea sustituido por la estafa, la inmoralidad y la esclavitud. Con Sánchez ha llegado el fin de la envejecida y corrupta nación española que nació en 1978, que será sustituida por algo que no conocemos, pero que despunta amenazante, mentiroso, totalitario y tal vez brutal.

Que nadie se confunda y descorche el champagne porque hoy es un día de luto en España.

Leer más¿El último día de la España democrática?