El abrazo del oso

Artículo de Luis Marín Sicilia 

 

Es conocida la expresión “abrazo del oso” como una falsa muestra de cariño, tramposa en sus formas y en el fondo, cuyo final es el ahogo, la asfixia y la muerte de las víctimas del achuchón, a las que se engatusó mostrándole afecto y simpatía. El oso no tiene más principios que su poder biológico del que se enseñorea sin recato.

Cuando Andalucía dejó de creer en esa falacia del miedo a la derecha, tras casi cuarenta años de gobernar una izquierda que terminó adoptando políticas fraudulentas de falsa protección a los más necesitados (en el más puro estilo del populismo peronista) y dio su respaldo a la moderación de Juanma Moreno y a su gobierno de centro derecha que supo gestionar, sin sectarismos, en interés de todos los andaluces y del progreso de la región, muchos pensamos que el sanchismo abandonaría sus tentaciones populistas y giraría sus políticas hacia el espacio del centro sociológico que, tal como los andaluces demostraron, es el que da y quita gobiernos. Nada más lejos de la realidad: Sánchez estaba cogido por donde más duele, y sus socios le exigirían el pago de todas las hipotecas que firmó al acceder al poder. El abrazo del oso se consumó y hoy solo queda esperar a que su final ocasione el menor destrozo posible a la economía y a la paz social de los españoles.

Leer más